El tratamiento transgénero para niños finalmente bajo escrutinio ético

El tratamiento transgénero para niños finalmente bajo escrutinio ético

Cada vez más jóvenes creen que nacieron en el cuerpo equivocado. Según los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU., Aproximadamente el 1.8% de los estudiantes de secundaria estadounidenses (grados 9-12) se han identificado en una encuesta como transgénero.

En 2008, la Endocrine Society aprobó bloqueadores de la pubertad como tratamiento para adolescentes transgénero de hasta 12 años. Muchos padres piensan que se trata de una cuestión de vida o muerte para sus hijos. Como una madre de San Francisco le dijo a NBC : “Al principio … es difícil de aceptar. Pero realmente es la felicidad de este niño. Prefiero tener una hija transgénero que un hijo muerto «.

Sin embargo, no existen estudios a largo plazo que respalden las intervenciones médicas para niños, que pueden incluir cirugía «superior» e «inferior» para niños mayores de 16 años.

¿Cuál es la respuesta ética del tratamiento de niños de forma interrumpida?  Sorprendentemente se ha escrito poco sobre este punto.

Pero esto podría estar cambiando, ya que los críticos del tratamiento transgénero están comenzando a aparecer en los medios.

Esta semana, el UK’s Royal College of Paediatrics and Child Health solicitó a sus expertos en ética que examinasen el rápido aumento en el uso de bloqueadores de la pubertad para el tratamiento de menores de 16 años. Según The Times (Londres), esta es la primera vez que el College, que es el responsable de establecer los estándares profesionales aborda el tema formalmente. Realmente es un poco tarde ya que las clínicas de género los han estado usando desde hace más de una década.

Carl Heneghan, director del Centre of Evidence-based Medicine at the University of Oxford, dijo a The Times que había «escasez de evidencia» para el «uso no autorizado de medicamentos» que se está dando en el tratamiento de la disforia de género. Dijo que era básicamente «un experimento, en vivo y no regulado, con niños».

En junio, el Royal College of General Practitioners (RCGP) se quejó de que «la significativa falta de evidencia para los tratamientos e intervenciones que se pueden ofrecer a las personas con disforia es un problema grave que afecta a esta área de la atención médica».

La pregunta se ha vuelto urgente a raíz de las indicaciones de que los propios bloqueadores podrían hacer que los niños estén más dispuestos al suicidio. Una investigación de la BBC encontró que el Gender Identity Development Service (Gids) en el Tavistock and Portman NHS Foundation Trust en Londres y en Leeds, que está suministrando a miles de niños el tratamiento hormonal, en un pequeño estudio que se hizo con 44 de ellos se encontró que 30 habían tenido más deseos de suicidarse.

Ya en 2015, la junta directiva de Gids recibió información de una encuesta de que había «un aumento significativo» en el número de jóvenes que estaban de acuerdo con la afirmación «Intento lastimarme o suicidarme deliberadamente». Es cierto que los datos no fueron concluyentes. Sin embargo, la medicación continuó sin cesar a pesar de que se había encendido una luz ámbar.

La profesora Susan Bewley, presidenta de Healthwatch, una organización benéfica para la ciencia y la integridad en el cuidado de la salud, dijo a la BBC que cualquier cambio en torno a los pensamientos suicidas «es muy preocupante». «La buena práctica médica normalmente sería muy reflexiva sobre un aumento en los daños».

Una psicóloga que renunció a Gids recientemente,  publicó una carta abierta quejándose de que ante el escepticismo sobre los diagnósticos transgénero se encontró con el abuso y la intimidación. Kirsty Entwistle dijo que había una «regla tácita que exige que los médicos de GIDS no le digan a las familias, ‘su hijo no es transgénero‘». Ella sintió que el tratamiento transgénero se estaba administrando como una solución rápida para problemas complejos:

Me sorprendió la complejidad de las historias. Leí muchas referencias de niños que han sido abusados ​​sexualmente y muchos niños han sido testigos y / o han sido víctimas de violencia doméstica.

También me llamó la atención la demasiada presencia de jóvenes que vivían en la pobreza. Tuve una persona joven cuya familia vivía dentro de limitaciones económicas tan extremas que consideró un placer comprar una lata de gaseosa. También tuve a otra persona joven que vivía en una situación muy compleja e inestable y que llegó a las sesiones en un mal estado de higiene y dijo que no tenía dinero para los productos de higiene. ¿Cómo es ético llevar a cabo una evaluación de identidad de género con miras a una vía médica cuando hay niños y jóvenes que no satisfacen sus necesidades más básicas?

Dominic Wilkinson y Julian Savulescu , de la Universidad de Oxford, reconocen que el informe de la BBC ha identificado un problema difícil en la ética clínica. ¿Es posible realizar una prueba que muestre si los bloqueadores de la pubertad son dañinos o no? Creen que sí, pero con mucha precaución. «Si la supresión de la pubertad se va a utilizar con consecuencias inciertas, es imperativo que estudiemos los efectos de la manera más sistemática posible».

por Michael Cook | 28 de julio de 2019. Artículo original: Transgender treatment for kids finally under ethical scrutiny

Ver también:

One comment on “El tratamiento transgénero para niños finalmente bajo escrutinio ético

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.