Todos cambio es a peor…, o a mejor

Gracias a Dios vivimos inmersos en la temporalidad histórica y biográfica. No hay acontecimiento que se convierta en inexorable en la vida de las personas, o en la historia de los pueblos. Esto para bien y para mal. Dirí­amos, a favor de la libertad, que siempre es un bien.

En España estos últimos años hemos asistido a una rápida trasformación de las leyes relacionadas con la vida y con la familia. El panorama que se prevé es que continuaremos asistiendo a más cambios, aunque en la lí­nea actual no queden ya muchos.

submarino.png

A personas asentadas en situaciones pací­ficamente adquiridas sobre determinados valores sociales, estos cambios les llenan de sorpresas y, no pocas veces, de desaliento y de visiones desesperanzadas respecto al futuro. Estaban tan acostumbradas a que sus planteamientos fuesen pací­ficamente seguidos por toda la sociedad, que al ver la contestación cultural, en los medios de comunicación, o en las leyes, no pueden más que contemplar el futuro con ánimos catastrofistas.

Han olvidado que lo que ellos consideraban normal, formaba parte de un proceso de desarrollo de la cultura -el saber bien sobre la vida-, que ellos habí­an recibido. Pero que la cultura es un ser vivo que se construye todos los dí­as. Mejor, que la construimos todos los dí­as. Si uno se conforma con estar pasivamente, o con dedicarse a objetivos próximos a su propia vida, sin participar de la construcción de la cultura de su tiempo, ocurrirá que también ahora se encontrará con una cultura que le es dada, pero que es la contraria en la que él se habí­a adormecido.

Tener en cuenta esta vitalidad de la sociedad, lejos de tener un tono negativo, es una fuente de esperanza. Cualquier situación se puede cambiar. Ciertamente esta transformación se dará en el corto tiempo de una biografí­a personal, o en el lento discurrir de la historia. De lo que no cabe duda, es de que todas las acciones que se llevan a cabo tienen una repercusión en la nueva sociedad que continuamente se esta generando.

Unos ejemplos:

. En Italia, después de varios años en 2004 se aprobó una ley de Reproducción Asistida, que no hací­a referencia a la ley del aborto, aunque la contradicción entre las dos leyes es manifiesta, a favor de la vida desde la concepción. En 2007 hubo varias presiones para que se cambiase, pero el referéndum fue favorable al mantenimiento. Ahora hay en marcha otro movimiento para derogar en el Tribunal Constitucional esta ley.

. Otro caso singular es la situación del aborto respecto a su inclusión o no entre los «derechos humanos reproductivos». Después de un largo recorrido que se hace visible en 1994 durante la Conferencia de El Cairo sobre Población y Desarrollo, parecí­a que la semana pasada la ONU le darí­a su importante respaldo, sin embargo no ha sido así­.

. Parecí­a que Francia, de la mano de Sarkozy iba a legislar duramente contra los que intercambian particularmente ficheros de sonido o imagen. Sin embargo el Parlamento galo ha desestimado la proposición de ley. Tampoco se ha desanimado y lo va a volver a intentar.

Cualquiera de nosotros podrí­a añadir múltiples ejemplos. Lo único que hace falta es invertir tiempo en el desarrollo social, y no sólo en el desarrollo personal. Es más, muchos estamos convencidos de que es imposible crecer personalmente sin hacerlo socialmente. En estos momentos la Red nos ofrece los medios para participar. O sea que sólo hace falta voluntad.

Bueno, y un poco de paciencia

One comment on “Todos cambio es a peor…, o a mejor

  1. JORGE dice:

    Bueno,

    Todo cambia, a veces para mejor y a veces para peor. Por eso hay que estar atentos. No todo «progreso» es bueno, y hay que saber escrutar.

    Lo único que nos queda es defender nuestra postura en favor de la vida y la familia, tolerando la intolerancia de los tolerantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.