Sobre la madurez de Hanna

1
1211

Me ha parecido bueno el artí­culo que publica El Paí­s hoy 16.11.2008. Trata bien la complicación de la determinación del consentimiento informado en personas que son menores, pero de las que se puede suponer que tienen madurez suficiente para decidir.

Inmaduros ante la vida, maduros para la muerte

Sin embargo discrepo -aparte del error de afirmar que Romeo Casabona es jesuita-, :

  1. El tí­tulo como es frecuente, busca más la efectividad que transmitir la realidad.
  2. Le pone una encuesta al lado, que es, al menos, confusa: ¿a qué edad puede una persona decidir sobre su vida? Es confusa, porque lo que está decidiendo es sobre limitar las acciones terapéuticas.
  3. Por otra parece que es un importante error cofundir la decisión sobre limitación del esfuerzo terapéutico y el suicidio asistido, o la eutanasia. Realmente tengo serias dudas de que un periódico serio como El Paí­s ignore las diferencias. Pero la realidad es que este caso desde la perspectiva de la eutanasia y del suicidio, lo cual no es cierto.
  4. También afirma que Bernat Soria ha hablado de legislar sobre la eutanasia, pero calla que posteriormente también dijo que en España no hací­a falta esa legislación.
Print Friendly, PDF & Email

1 COMENTARIO

  1. Este es un artí­culo tí­pico de El Paí­s. Con un tono moderado, va describiendo una situación real, y poco a poco va deslizando al lector por una pendiente resbaladiza que le lleva al huerto. En este caso, el huerto es confundir limitación del esfuerzo terapéutico con la eutanasia; sino a santo de qué viene el hablar al final de su artí­culo de la legislación sobre eutanasia en Holanda y Bélgica? No puedo creer que un periódico serio haya deslizado esos comentarios de forma casual, o simplemente por estirar el artí­culo y rellenar unos huecos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.