Me temo que estamos perdiendo humanidad

Me temo que estamos perdiendo humanidad

Leo engenethique.orgque una persona de 70 años que habí­a quedado ciega solicitó de las autoridades holandesas que le aplicasen la eutanasia y así­ lo hicieron. Al problema de la vista se añadí­a que recientemente habí­a fallecido su marido. Se consideró que su caso podí­a ser calificado de «sufrimiento insoportable» y por tanto caí­a dentro de las previsiones de la ley y la mujer fue eutanasiada.

No es caso de escandalizarse. La situación era tan dolorosa que esa mujer habí­a ya intentado varias veces suicidarse.

Para entender este caso concreto es necesario enmarcarlo en la cultura que se ha desarrollado en los Paí­ses Bajos.Según un sondeo publicado el miércoles 2 de octubre 2013 por el diarioLa Libre Belgiquey realizado por elInstitut Dedicated, «tres cuartas partes de los belgas serí­an favorables a una extensión de la ley que permite la eutanasia para los menores y las personas con demencia tipo Alzheimer. » Este es también el marco en el que hay que encuadrar la reciente eutanasia ejercida sobre untransexualde 44 años que habí­a fracasado en una operación de cambio de sexo. Y por último el comienzo de las discusiones en el Senado belga para la ampliación de la eutanasia a los niños el pasado martes 8 de octubre.

Se me ocurren tres comentarios:

  1. Una ley de eutanasia es incapaz de fijar ningún lí­mite, porque lo que se defiende hoy como barrera, mañana será abatido. Como dice el profesor Etienne Montero: «cuando los criterios de aplicación de la ley de la eutanasia son la expresión de una voluntad válidamente expresada este dispositivo es capaz de justificar en la práctica todos los casos» Si queremos proteger la vida débil deberemos rechazar cualquier intento de legislar esta práctica.
  2. La oferta de eutanasia ante una situación de sufrimiento fí­sico o sí­quico es la manifestación del fracaso de la sociedad que no ofrece más que la solución técnica para acabar con la vida de la persona que tiene el problema. Una sociedad humana deberí­a ofrecer una respuesta no sólo técnica sino humana, en la que se pusiesen de manifiesto los valores de la dignidad humana, de la solidaridad, del acompañamiento, de la compasión.
  3. Posiblemente esta cultura europea continúe promocionando soluciones técnicas a los problemas humanos, y por tanto se extienda también la oferta de eutanasia. Hollande ya la está promoviendo, y en España apenas ha sido frenada. Ha llegado el momento de buscar soluciones para los problemas de dolor, sufrimiento, soledad. Promover actitudes e instituciones en las que se manifieste una mayor solidaridad entre las personas, conocidas o no, de tal modo que nadie pueda sentir que su vida no tiene sentido, o que es un peso para los demás. Es necesario fomentar mucho más los ambientes de acogida para las personas con problemas.

Algunas referencias:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.