La lucha de una comadrona sueca por los derechos de su conciencia

La lucha de una comadrona sueca por los derechos de su conciencia

La semana del 23 de enero de 2017 el Tribunal de Apelación de la Magistratura de Trabajo de Suecia oyó el caso de la comadrona a la que se le negó un trabajo porque rechazaba participar en abortos. Ellinor Grimmark ha estado buscando trabajo en varios hospitales en la región de Jönköping porque ha declarado que participar en abortos va en contra de su conciencia y de sus convicciones religiosas.

Ellinor denunció el hecho e interpuso una demanda por €30.000 por daños. En 2015 un tribunal del distrito constató que participar en abortos era parte de su trabajo, que su libertad de conciencia no había sido violada y que como consecuencia debería pagar las costas por valor de €96.000.

Según la organización Scandinavian Human Rights Lawyers (Abogados por los Derechos Humanos de los Países Escandinavos) y la organización de Estados Unidos de Norteamérica Alliance Defending Freedom (Alianza por la Defensa de las Libertades), que llevan conjuntamente el caso de la señora Grimmark, el Artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos, ley sueca desde 1995, concede a todas las personas el derecho a la libertad de conciencia. En una sociedad democrática este es un derecho que solamente podría ser restringido en caso de necesidad. Sin embargo, argumentan sus abogados, no existe ninguna necesidad: participar en abortos es una parte muy pequeña de su trabajo, y existen más comadronas disponibles. Asimismo, hay precedentes a la hora de atender otros casos de objetores de conciencia:

“El Pluralismo y el desacuerdo en temas éticos es un valor añadido en el área de la salud pública, a la vez que en general en una sociedad, y refuerza la democracia”, sostienen sus abogados suecos. “Una representación proporcional de pacientes, a la vez que de contribuyentes de la sociedad sueca comparten los valores éticos y/o religiosos de Ellinor Grimmark’s”.

De todas formas la presidente de la Swedish Association of Midwives (Asociación de comadronas de Suecia), Mia Ahlberg, declaró a la BBC que hacer una excepción con la señora Grimmark destruiría la integridad de la profesión de comadrona y violaría los derechos de las mujeres. La prensa sueca presenta la participación de la ADF (Alliance Defending Freedom -ver más arriba) como una estrategia del movimiento provida americano para restringir el aborto en la Unión Europea.

La señora Grimmark ha sido tratada con dureza en los medios de comunicación. Un político la llamó extremista religiosa; otro la comparó a los contingentes reclutados por el Estado Islámico. Para poder trabajar debe cruzar la frontera hasta Noruega, y pasar varios días alejada de su familia.

Por Michael Cook en: https://www.bioedge.org/bioethics/swedish-midwife-fights-for-her-conscience-rights/12163

Traducción: @jordipicazo, profesor y periodista. www.roterdamus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *