Felicidades Javier, lo siento por tus hermanos

bebe_medicam

Canarias7 recoge hoy la noticia de que Javier, nacido el 12 de octubre de 2008, ha salvado a su hermano Andres, de 7 años. La sangre del cordón umbilical de Javier se ha utilizado para hacer un trasplante a Andrés que, en estos momentos, le permite superar su anemia congénita severa.

Hay que felicitar a sus padres, porque han conseguido el objetivo para el que nació Javier: curar a su hermano.

Hay que lamentar la muerte de 16 embriones humanos, hermanos de fecundación de Javier, que se destruyeron porque eran menos aptos que Javier para hacer el trasplante de su cordón umbilical.

Me duele muchí­simo escribir estas cosas que son duras, pero me dolerí­a más fijarme sólo en una parte de lo que se ha hecho, y alegrarme como si no hubiese pasado nada más.

Como ya escribí­ sobre este tema cuando nació Javier, remito a los argumentos que entonces di:

Bebé medicamento, bebé persona.

Preferirí­a estar equivocado en mis razones, por eso agradecerí­a que alguien me explicase que no hay motivos para el dolor, que todo está bien, y que basta con celebrar la parte buena de la noticia.

27 comments on «Felicidades Javier, lo siento por tus hermanos»

  1. Alberto Rodrí­guez Almeida dice:

    Lamentablemente sí­ hay motivos para el dolor. Los 16 hermanos de Javier “desechados” también se alegrarí­an de la curación de su hermano si no les hubiese costado la vida.
    El fin no justifica los medios. ¡Qué pena que los 16 niños sacrificados no puedan defenderse, ni opinar, ni hablar! Pero más pena da ver como nadie se preocupa por ellos. Sus propios padres los han condenado a muerte. 16 hijos “desechados” para intentar (no hay que olvidar que la curación no es una certeza absoluta) curar a otro de sus hijos.

  2. Agustí­n Losada dice:

    En efecto. Es penoso ver cómo nadie se preocupa de los hermanos abandonados a su suerte. No puede haber otra explicación que la cerrazón para no ver lo evidente: Que desde el mpomento de la concepción allí­ hay una vida, a la que hay que defender.

    En este caso, para salvar una vida se han matado a 16. Si no hubiera tantas trabas a los bancos privados de sangre de cordón umbilical no harí­a falta producir seres humanos, porque habrí­a muestras suficientes.

    DEP tus hermanos, Javier. Te acompaño en el sentimiento, a tí­ y a tus padres.

  3. dr.kantu dice:

    el avance de la medicina es retrocezo, si no va acompañado de un desarrollo etico de la persona.
    Aqui falta etica, y sin hacer un juicio podria ser IGNORANCIA, que al fin de cuentas no justifica porque deben ponerse tods los medios para SABER Y ESTUDIAR A FONDO.

  4. Marí­a de los íngeles Mazzanti dice:

    Sigue el debate y no se logra tener una voz que defienda a los indefensos 16 embriones que fueron eliminados en el nuevo holocausto eugenésico!

  5. José Luis dice:

    Me uno al dolor.Creo que tenemos que seguir defendiendo el derecho a nacer y decidir por sí­ mismo de todos los seres humanos independientemente de su color, raza, religión y número de células.

  6. Rosa Sánchez Barragán dice:

    “El fin no justifica los medios” y además ya lo habí­a dicho Kant “jamás utilizar al ser humano como medio sino siempre como un fin”; en el caso propuesto no nos podemos quedar con una información parcial, lo que se aplicó fue la nueva eugenesí­a del siglo XXI; a través de la selección, se pudo conseguir el mejor embrión que cumplí­a con el control de calidad, es muy duro pero es la realidad.

  7. Regina dice:

    Confí­o en que la ciencia logre hacer mucho bien a la humanidad, pero no a costa de otros hombres, destruyendo vidas. Felicidades a Javier, desearí­a que asumiera positivamente la causa que hizo posible su vida.

    ¡Que buenas son las notas de bioéticaweb sobre casos reales.!

  8. elepa dice:

    Tambien deploro que se destruyan,maten,eliminen…. seres humanos,
    yo creo que lo son pero hay mucha gente que por desinformación o por deformación no piensa igual ,
    ¿que hacemos ?
    convencerles,?
    eso estaria bien,pero es muy dificil ,
    a veces imposible
    desde luego respetarles,oirles y seguir informando y comunicando al resto que todavia no tienen una opinion clara.

  9. Helen dice:

    . La no implantación de los embriones no supone que estos hubieran sido viables.
    . El niño que llegó a nacer tampoco tení­a todas las posiblidades de haberlo hecho, ya que la mortalidad es altí­sima.
    . ¿Que diferencia existe entre el jucio de implantar uno u otro y la del aplazamiento de implantación de embriones y por lo tanto mandar al congelador a los embriones sobrantes de FIV habituales? Las dos son elecciones de aplazamiento y eliminación.
    . Creo que debe existir una restricción al número de embriones generados y una exigencia de implantación de los sobrantes.
    El hecho es que siempre existe elección.

    1. fjr dice:

      Nosotros podemos elegir, los embriones no. ¿Podemos elegir a unos u otros?

  10. Elena dice:

    Hay que tener mucho cuidado de estigmatizar a los padres, piensa una madre ante un hijo enfermo, nacido y criado, a que hace un intercambio con otros 16 a los que no se les puede asegurar un destino? Que pensariamos de la mujer que sabiendo que tiene abortos espontaneos intenta una y otra ves un embarazo? Hay que recordar que la bioética plantea fundaamentalmente dilemas, donde todos los actores aportan y cuya resolución es única para cada caso. Agradezco la posibilidad de participar.

  11. Ines dice:

    Y qué harí­ais todos con el niño enfermo de anemia? Dejar impunemente que muera de su enfermedad o de una complicacion de una transfusion? Eso no os conmueve? Sí­ os conmueve la perdida de 16 grupos de celulas y no la perdida de un niño real, vivo y con un autentico proyecto vital!!! El valor superior a proteger es sin duda este ultimo!

  12. Eliza dice:

    No confundamos el nacimiento de una PERSONA con la viabilidad de un SER HUMANO. La persona se hace a través de la educación y la interacción social, a través de las redes sociales que genera y el consecuente afecto que desarrolla con sus semejantes. Yo puedo ver la foto del niño salvado e identificarme mas con él que con un grupo de células que tienen probabilidades altisimas de no ser viables. Células que no tienen desarrollado dos factores importantisimos: la conciencia de la vida y las sensaciones de dolor. ¿Quí¨ es la í¨tica sin el aparejamiento del sentido del sufrimiento y la conciencia vital? Cierto es que tenemos que reglamentar las condiciones bajo las cuales se realizan estas intervenciones “medicinales”, pero no condenemos a morir a un niño PERSONA, o a obligar a su madre a procrear 16 bebes (y a su padre a manetnerlos, poniendo a prueba la bondad del destino) por la PROBABILIDAD DE VIABILIDAD DE 16 SERES HUMANOS.

  13. Juana Ma. Jaramillo dice:

    Sin entrar en la discusión sobre la personeidad del embrión humano, es lamentable que todaví­a se desconozca la naturaleza humana del embrión fruto de la unión de un óvulo y un espermatozoide humanos. La genética no puede ser más contundente en un tema como lo es con este. Los embriones humanos son humanos. No son un grupo de células sin una organización y un programa de desarrollo establecido.
    Por ello también merecen el respeto de cualquier ser humano.
    El núcleo del asunto, en el que gravita la muerte de los embriones no aptos para donantes, es la pérdida del horizonte de la dignidad humana, de su valor incalculable, que “nunca puede ser medio, siempre fin”, nunca objeto, siempre sujeto.

  14. Lupita dice:

    Qué dirá el inocente de Javier cuando tenga uso de razón y sepa como logró sobrevivir? (si lo logra. Esos embriones eran genéticamente humanos, no eran de gato, ni de mono, sino de futuros niños y niñas. Pero ante el dilema de la vida y la muerte …yo voto siempre por la vida, pero la vida para el enfermo y sus hermanos procreadospara tal fin. Primero deberí­a normarse. regularse o controlarse la cantidad maxima a fertilizar (pienso que procrear a DIECISEIS para seleccionar a UNO !!!!!!!! no es justo) y por parte de los desesperados padres (tanto del enfermo como de los por venir) que se les dé la opción de donar los no compatibles para que sean implantados a cualquiera de las miles de mujeres que no pueden costearse este tipo de procedimientos de lujo y deseando tener un hijo no pueden. Matar para vivir parece cosa de caverní­colas, aunque sea en un laboratorio.

  15. Fermí­n dice:

    Miles de óvulos son fecundados todos los dí­as dando lugar a embriones que no llegarán a convertirse en seres humanos porque el azar y la propia naturaleza así­ lo determinan: simplemente no se dan las condiciones apropiadas y no se desarrollan. Hasta ahora, afortunadamente, nadie en su sano juicio ha considerado esto una tragedia.
    Considerar que un embrión (sin sistema nervioso desarrollado, sin posibilidades de sentir dolor fí­sico ni psí­quico, sin conciencia de su existencia, sin biografí­a, “¦) es una persona, es realmente inaudito. Considerar que los 16 embriones desechados eran “hermanos” de Javier, no sólo es patético sino que constituye una auténtica manipulación del lenguaje. ¡La cantidad de “hermanos” que habremos perdido todos tan sólo porque un óvulo de nuestra madre fecundado con un espermatozoide de nuestro padre no encontró el endometrio en condiciones apropiadas para anidar! ¡Dan escalofrí­os sólo de pensarlo!
    Cuando vida y el bienestar de un ser humano como Andrés están en peligro, como profesionales y como miembros de una comunidad moral nos vemos en la obligación de hacer todo lo que esté en nuestra mano por ayudarle. Existen varios cursos de acción posibles. Uno de ellos es dejarlo todo en manos del azar o que sea lo que Dios quiera. Si tiene suerte y nace un hermano compatible por “medios naturales” qué alegrí­a! Si no, que pena”¦!
    El estado actual de desarrollo de la ciencia nos permite garantizar unas ciertas posibilidades de éxito en el intento de salvar la vida de Andrés. Abandonar la decisión moral a la loterí­a o al destino natural es una forma clara de huir del compromiso último con la responsabilidad humana. En el terreno complejo de las “decisiones trágicas”, si dejamos morir a alguien cuando podemos hacer algo por salvarle, aunque sea a costa de sacrificar 16 embriones, cometemos el acto más irresponsable de todos.

  16. Oscar dice:

    Me parece estupendo que se haya salvado ese niño. Yo creo que el nacimiento de Javier es un éxito. Doy por bien empleada, aunque suene duro, la muerte de esas células que no son un individuo, ser humano y que de noser por la necesidad de salvar al prime rhijo , no hubiesen existido nunca.
    ¿Serí­a mejor dejar morirse al niño?

  17. Elizabeth dice:

    Leyendo todos los comentarios, algunos solo evidencian el interes por el fin, pero no se analiza las consecuencias de acciones sin delimitacií²n. El silencio del mundo en este momento solo me hace recordar cantidades de investigaciones que se realizaron con las ideas de algunos , aunque con ello se destruyeran cientos y miles de vidas. Se dice que el embrion no es vida real y quien lo asegura, estamos desconociendo nuestro componente espiritual. No me quiero imaginar en un futuro si el hermano se entera de los motivos que lo trajeron al mundo, ni siquiera tendra la certeza de ser un ser con valor propio, pues de no haber sido requerido como solucií²n terapeutica, quiza no habrian pensado en í¨l o hubiese sido desechado como el resto.

  18. Roberto dice:

    Leyendo la mayorí­a de los comentarios aquí­ vertidos, creo que se confunde con mucha facilidad lo que es moral de lo que debemos entender como posición ética, lo cual tabn.para ser una página de bioética me parece un despropósito.
    Si negamos o queremos negar una realidad a partir de nuestros preceptos morales religiosos y por ende descalificamos y-o condenamos los avances desde “vaya a saber que tragedia nos va a acontecer”, en lugar de comenzar a desarrollar pensamientos abarcativos, que incluyan a todas las posibilidades y que sea un ser humano digno el que pueda elegir en libertad.
    No se llega a la verdad amordazando a nadie, siempre la busqueda de la misma es una opción, en lo posible sin prejuicios.
    Gracias

    1. fjr dice:

      Roberto: efectivamente el blog es de bioética como puedes ver en los post. Puede haber comentarios que partan de una opción religiosa, y otros no. Cada uno es libre de articular su argumentación. Lo que me parece importante es que todos procuremos argumentar nuestras opiniones. Como tú dices lo importante es buscar la verdad. ¿sin prejuicios? eso me parece imposible. Yo dirí­a, teniendo en cuenta los prejuicios que podemos tener, y procurando soslayarlos.

  19. Roberto dice:

    Por eso digo “en lo posible sin prejuicios”, y sobre todo tratando de dejar de lado los preceptos morales de la religión, en el nombre de la cual se realizaron y aun se realizan los mayores atropellos a la humanidad(ejemplo:inquisición, mas recientemente franja de Gaza….etc.), que han puesto trabas siempre al conocimiento y desarrollo de lo humano. La ciencia como tal no tiene ética, el sujeto que la utiliza debe poder hacerse de ella y aplicarla, pero la ética no es la moral religiosa ni siquiera la moral social imperante, si esto no somos capaces de entender, siempre estaremos dando vuelta desde el lamento de “aquellos ovulos indefensos …etc.”Es vrdad y lo digo todos tenemos deerechos de expresarnos, pero me parece que los argumentos deben plantearse desde los preceptos de la bioética, o si no se convierte en una tribuna de inquisición moral religiosa, es sugestivo además otros articulos, que ahora leo de poner en dudas la eficacia del preservativo para controlar el HIV. en Africa, lugar donde el Papa hace poco en una campaña por lo menos irresponsable cuestionó el uso del mismo, pero bueno allá ellos los que lo crean y lo sigan, pero es un lider y como tal deberí­an él y sus asesores tener una mirada piadosa por lo menos hacia sus semejantes.
    Atte. Roberto

    1. fjr dice:

      una vez más estoy de acuerdo contigo en lo de que la ciencia no tiene ética, pero las personas que hacen ciencia sí­ deben tenerla. No se trata de hacer desde aquí­ una exposición ni una defensa de la moral católica, se trata de buscar una ética que nos ayude a ser humanos, y a tratar a los demás con humanidad.
      Respecto a lo que dices de Benedicto XVI, junto a los muchos artí­culos aparecidos con un carácter más bien agresivo, me han resultado interesantes estos dos:
      El Papa y The Lancet ¿Dónde está el rigor cientí­fico?

      El Papa y la solución del sida

  20. Roberto dice:

    Pero no dar a los otros la posibilidad de elegir, de ser digno en su elección y libre, no habla de ninguna humanidad como yo la entiendo, sino ejercer una coacción en nombre dela fe que pueda porfesar. Me decis que no es una columna católica pero me envias a articulos que defienden las posturas de esa doctrina. Me parece que no estan siendo honestos con esta publicación con relación a la observancia de la neutralidad que es necesaria para la postura de una verdadera bioética, que con el nombre de bioética, solo dan pié a la crí­tica desde una postura religiosa a intentar hacer caer los preceptos de la misma y la humanidad que profesan se ajusta a aquel que solo se ajusta a los preceptos de la doctrina que profesais.
    Atte. Roberto

    1. fjr dice:

      Roberto: todo el lí­o católico y de la fe te lo estás montando tu. No hay que confundir la creencia de una persona, con la que se puede estar de acuerdo o no, con la argumentación que hace, que es susceptible de discusión pero no de desacreditación. Si aquí­ ha aparecido Benedicto XVI, es porque sus palabras que tienen una argumentación atropológica, como puedes comprobar si las has leí­do, son susceptibles de controversia, por sus argumentaciones.
      Hay personas que las denigran sólo por estar pronunciadas por ser Romano Pontí­fice, pero esa postura es poco presentable. Me parece que hay que superar ya el rollo de la fe, la iglesia, los obispos, y atender a las argumentaciones, que se dan, sea quien sea, o vista como vista el que las hace.

  21. miguel dice:

    La ideologí­a son las gafas de no ver. Según la genética, el embrión es una INDIVIDUALIDAD. Distinta de la madre, con un código genético diferente, y con diferenciación celular. no puede hablar, pero su sistema nervioso empieza a diferenciarse desde muy pronto. Esa individualidad dará origen a un ser humano singular, irreemplazable y original. Todo lo que será está contenido en su código genético. Nadie puede proclamar que no es humano. Ni que es un conjunto indeferenciado de células. Ni que es un tumor, o un “coágulo”

    No puede hablar, ni es consciente de sí­ mismo, como el niño recién nacido hasta semanas después del nacimiento. No por eso se defiende el infanticidio.
    Cierto que cada dí­a hay miles de embriones inviables que no llegan a madurar. Pero esto no es un problema ético, ya que no hay intervención humana.
    Estamos hablando de unos casos en los que hay eliminación consciente de embriones…. esos individuos de la especie humana (incompletos, pero genéticamente individuos) que han sido sacrificados para fines buenos, pero han sido sacrificados.
    Cuando se rompe un dique, se rompen todos. Una vez aceptado que “eso” no es humano…. ampliaremos el plazo hasta 10, 20; 30??? semanas. ¿POR QUí‰ NO? ¿Quién pone el lí­mite, y con qué criterios?.

  22. miguel dice:

    leyendo comentarios anteriores. (Roberto), veo que algunos no se quitan las gafas de no ver. Es injusto, parcial, y discutible asociar a la REligión UNICAMENTE los atropellos e injusticias realizados en su nombre, sin tener en cuenta el inmenso potencial de solidaridad que engendra. Por citar algún ejemplo próximo, me refiero al acto de homenaje que la Generalitat realizó hacia los religiosos y religiosas de Catalunya, pues un estudio de la Universidad de Barcelona (cientí­fico) descubrió que es en la actualidad el colectivo que más trabaja por los marginados y desheredados. Y no sigo, aunque la lista serí­a muy larga. Cientí­fico es el que tiene en cuenta toda la realidad, no solo la que le interese. (hablemos del prestente, no de épocas lejanas. Y denunciemos inquisiciones presentes, no las caducas.
    Con respecto al tema del aborto, creo que las mayores argumentos se extraen de la ciencia, (cfr el manifiesto de los intelectuales contra el aborto) médica, genética, psicológica, biológica. Quienes imponen sus ideas sin tener en cuenta la opinión de los demás, son quienes etiquetan como inquisitores a quienes no piensan como ellos. En el tema del aborto, se está actuando como la apisonadora que impone un solo punto de vista mesiánico, y descarta toda discrepancia por considerarla subproducto del pensamiento, especialmente las mujeres, a las que se pretende ayudar. Que se lean las investigaciones realizadas en varios paí­ses sobre el aborto efectivo (cfr el estudio realizado por el ministerio de Salud Finlandés, entre otros) En ellos se evidencia el efecto devastador del aborto en la gran mayorí­a de quienes lo experimentan. Los datos cientí­ficos con inapelables.
    Quién hace ideologí­a???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *