Espermatozoides y óvulos cultivados en una placa de Petri podrían revolucionar la reproducción humana

Espermatozoides y óvulos cultivados en una placa de Petri podrían revolucionar la reproducción humana

La llegada inminente de óvulos y espermatozoides cultivados a partir de células de la piel hace que sea ya imperativo un cambio en la legislación en esta materia, y sobre ello argumentan tres catedráticos de la Ivy League (enlace del traductor) en la revista Science Translational Medicine.

La Fecundación In Vitro (IVF en inglés) fue una tecnología que cambió las reglas del juego, escriben Glenn Cohen de la Escuela de Derecho de Harvard, George Q. Daley de la Harvard Medical School, y Eli Y. Adashi de la Brown University, pero la IVG (in vitro gametogénesis) podría revolucionar la reproducción.

Aunque hasta el momento la IVG ha tenido éxito solamente en experimentos con ratones, puede ser solo cuestión de tiempo que los científicos reviertan una simple célula de la piel en una célula pluripotente que pueda cultivarse para así obtener una célula germinal. Esto proporcionaría a los científicos y a las clínicas de IFV un suministro de óvulos y espermatozoides sin fin.

Ese día no se encuentra a la vuelta de la esquina. Será necesaria una “abundante evidencia de seguridad pre clínica”. Por el momento, “Si las iPSCs, -(“induced Pluripotent Stem Cells (células madre pluripotentes inducidas)(nt.)- presentan una tendencia a aberraciones genéticas y epigenéticas es un punto todavía no resuelto”. Pero científicos de diversos países trabajan a toda velocidad en estos asuntos. Tarde o temprano sucederá –tal vez en países donde los investigadores médicos estén sujetos a una regulación menos severa, como Chipre, China o República Dominicana.

Lógicamente este artículo sobre el impacto social de estos descubrimientos será pura especulación, hasta que la IVG haya alcanzado el éxito. Sin embargo, el horizonte legal está todavía nublado, al no haber existido nunca antes tales posibilidades. “Antes de lo inevitable, la sociedad deberá admitir el consejo sensato de sostener y promover un debate público sobre los retos éticos de la IVG”, argumentan.

Cohen, Daley and Adashi enumeran varios de los usos de la IVG que podrían ser aplicados para implementar una estrategia de lobby con los legisladores.

  1. Los científicos podrán estudiar enfermedades de línea germinal a nivel celular y molecular.
  2. Se podrían crear gametos IVG cuando alguien ha perdido la fertilidad, tal vez a raíz de un tratamiento contra el cáncer.
  3. Posibilitaría la prevención de enfermedades con origen en el mitocondria, transmitidas a través de la madre.
  4. Sale al paso de las barreras éticas a la hora de obtener óvulos humanos. Una producción ilimitada de óvulos hace más fácil la generación de líneas de células madre a partir de embriones creados en el laboratorio para cura de enfermedades.
  5. Las clínicas de IFV podrían utilizar esta técnica para crear óvulos en lugar de estimular ovarios para que liberen óvulos, proceso que algunas veces tiene efectos secundarios desagradables, incluida la muerte.
  6. Las parejas gay podrían crear óvulos y las parejas de lesbianas espermatozoides, de manera que podrían tener hijos biológicos sin tener que recurrir a gametos de donantes.

De todas formas esto genera un número de cuestiones que precisarán regulación además de suscitar interrogantes éticos, que necesitarán ser desentrañados.

  1. La Agencia de medicamentos y Alimentos de los EEUU (al igual que los guardianes de la salud en otros países) escrudiñarán lo procesos de seguridad y probablemente insistirán en un monitorización de por vida de la salud infantil.
  2. Se crearán un gran número de embriones y serán a su vez destruidos simplemente como material básico de investigación.
  3. La IVG desplazará fuera del mercado la industria de la donación de óvulos, y a su vez “suscitará el fantasma de las ‘granjas de embriones’ a un nivel que actualmente no podemos imaginar, lo que puede exacerbar las preocupación por la devaluación del valor de la vida”.
  4. La IVG acercará el empoderamiento del ser humano a cotas nunca antes tan cercanas. Incluso si los legisladores se resisten a la creciente corriente del transhumanismo, a menudo encontrarán difícil distinguir entre la eugenesia, los bebés de diseño y el tratamiento terapéutico.
  5. La tecnología levanta de nuevo el fantasma de la creación no autorizada de óvulos y espermatozoides. “Imagínate que eres Brad Pitt. Después de pasar una noche en el Ritz, alguien se cuela y recoge células de la piel de tu almohada”, explica un artículo en MIT Technology Review. “Pero eso no es todo. Utilizando una tecnología novedosa de fertilización tus células de artista de cine se transforman en espermatozoides y se utilizan para fabricar un bebé. Y ahora alguien te pone una demanda por millones para el mantenimiento de ese bebé”.
  6. Finalmente, “El impacto más disruptivo puede encontrarse en nuestra misma concepción del parentesco”. Si un niño ha visto su origen en una placa de Petri, su genoma puede verse enlazado y dividido en cubitos. Y es posible añadirle parte de la herencia de un tercero, o cuarto.

Ciertamente, como señaló un experto en bioética hace ahora un par de años, en el Journal of Medical Ethics, se podrían crear generaciones enteras de seres humanos en el laboratorio de manera que un niño IVG no tendría de hecho ningún pariente. Él o ella sería de hecho “huérfano desde la concepción”. Así, “los científicos estarán capacitados para cultivar seres humanos con el mismo (o mayor) grado de sofisticación con el que cultivamos plantas o animales”.

Por Michael Cook en: https://www.bioedge.org/bioethics/sperm-and-eggs-grown-in-a-petri-dish-could-revolutionise-reproduction/12145

Traducción: @jordipicazo, profesor y periodista. www.roterdamus.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *