Crispr: No es lo mismo curar que esculpir el ser humano

Crispr: No es lo mismo curar que esculpir el ser humano

Decía el filosofo Françesc Torralba, en una conferencia sobre Humanismo y Transhumanismo que impartió recientemente, que curar no es lo mismo que esculpir el ser humano.

autofagiaAl mismo tiempo se difundía las noticia del Premio Nobel de Medicina concedido al investigador japonés Yoshinori Ohsumi por sus descubrimientos sobre el mecanismo de autofagia celular, un procedimiento para degradar y reciclar componentes celulares, es decir, el proceso de limpieza, destrucción de los viejos tejidos y su renovación. Las mutaciones de los genes de la autofagia pueden provocar enfermedades como el cáncer y las enfermedades neurológicas. A la vez el mecanismo sirve como sistema de control de calidad para deshacerse de proteínas y orgánulos defectuosos que surgen naturalmente con el envejecimiento.

Por otra parte un gran avance para la Biomedicina  la novedosa técnica genómica CRISPR, una herramienta molecular que reescribe el genoma de una persona cortando y pegando múltiples secuencias de ADN defectuosas para revertir una enfermedad de manera rápida.

 

En junio del 2016 el NIH (Institutos de Salud de EEUU) aprobó un ensayo clínico para aplicar un tratamiento contra el cáncer basado en esta técnica y los científicos chinos comenzaron en el mes de agosto el primer ensayo con seres humanos inyectando a pacientes de cáncer de pulmón células modificadas.crispr_cas9

El uso de la técnica CRISPR provoca distintas reacciones en la comunidad científica que van desde su aprobación como una de las más prometedoras y eficaces técnicas para la lucha contra enfermedades hereditarias o células modificadas que resolverían el problema del cáncer, hasta la incertidumbre y reservas en su aplicación por las consecuencias científicas, ética y legales que plantea.

No parece que haya reparos éticos, en cuanto su aplicación para tratar enfermedades o experimentar en plantas y animales, pero su utilización en personas exige grandes cautelas puesto que pueden generarse cambios genéticos no deseados y por tanto se requiere un estudio minucioso de los beneficios y riesgos en su empleo. Ante las muchas posibilidades de esta técnica en la terapia de células somáticas, no hay que olvidar las grandes incertidumbres que todavía encierra.

En cualquier caso produce serias preocupaciones el empleo de la CRISPR en embriones humanos viables, modificar la línea germinal, puede desembocar en una verdadera modificación biotécnica de la naturaleza humana, alterando las características fenotípicas del individuo, reforzando capacidades y potenciando otras físicas o intelectuales. Las consecuencias son imprevisibles y podrían afectar a varias generaciones.

Desde el punto de vista legal el Comité Internacional de Bioética de la UNESCO se plantea si la utilización de CRISPR cumple con los criterios de seguridad y los pone en duda puesel problema acerca de dicha seguridad es que se estaría actuando sobre un embrión, pudiendo determinar el futuro de un ser humano sin que él haya podido participar, obviamente en la toma de decisión e algo que afecta sustancialmente a su futuro”

Diseñar a un ser humano no es ético, es un acto inhumano por atentar directamente contra su dignidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *